Rechazar un atentado, anhelar un mundo rectificado — Jayé Sará 5779

Por: Jaim Yehudá ben-Avraham FolchJaim Éder

Ayer por la noche [Motsei Shabbat], recién había yo conocido la notícia del atentado terrorista en Pittsburg (EEUU), le pedí a HaShem que me mostrara alguna señal a través de una placa de coche, método que aprendí con mi amigo O. L.. Entonces, me mostró la placa con cifras 7979. Se da el caso que estamos en el año 5779 del calendario Hebreo, y la repetición del 79 en la placa es un indicio de rigor (guevurá), como claramente duro rigor fué el atentado acaecido ayer, ya en el año 79. Pero resulta que en la mañana de hoy [domingo], HaShem me volvió a mostrar una idéntica placa, 7979! Decidí entonces relacionar cada uno de los cuatro 79 con cosas que me mostrara HaShem relacionadas con lo acaecido ayer en Pittsburg, y sobretodo, la futura resolución positiva que tanto esperamos. A continuación detallo todo el proceso a partir de cada uno de los 79.

PRIMER 79: EN LA RESOLUCIÓN, CADA CUAL ENCONTRARÁ SU NACIÓN

Lo que hice, como suelo hacer habitualmente, fué consultar el Tehilim con tal numeración, 79. El Tehilim 79 habla de destrucción en la Tierra de Israel, de Yerushalayim y del Pueblo judío, debido a la opresión de las naciones. Claramente, el atentado de ayer fue debido a tal opresión, pero más allá de eso no pude sacar otra vinculación.

Más tarde, a lo largo del día, una amiga brasileña, con un mensaje suyo, me aportó indicio de cual es el camino de solución. Me envió el pasaje de Hoshea (Oseas) que dice:

“Con todo, será el número de los hijos de Israel como la arena del mar, que no se puede medir ni contar. Y en el lugar en donde les fue dicho: Vosotros no sois pueblo mío, les será dicho: Sois hijos del D’ios viviente.” (Hoshea 2:1)

Eso me inspiró la que es la mejor respuesta contra todo antisemita, que, como el terrorista de ayer, desea la muerte de “todos los judíos”: la mejor respuesta es no sólo que vivamos, sino que nuestro número sea “como la arena del mar, que no se puede medir ni contar”.

Entonces, entendí que desapareceran las naciones malvadas, porque sencillamente seran desertadas por todo aquel que reaccione ante la barbaridad antisemita. Y estos, indefectiblemente, beezrat HaShem cada vez serán más. (Gracias a E. B. por enviarme ese versículo de Hoshea.)

SEGUNDO 79: EL JUICIO DIVINO, A TODAS LUCES EL JUSTO CAMINO

El segundo 79 fue otra placa de coche, en concreto 6479. Esta cifra me inspiró rápidamente algo relacionado con el juicio de HaShem, puesto que 64 es el valor numérico de “Din” (“juicio” [דין]). En concreto, elaboré un argumento relacionado con el juicio de HaShem ante el antisemitismo de las naciones: que judíos y gentiles reconeceran que el Din [64] de D’ios es justo, y no áspero, severo o con saña como el de las falsas deidades, con poder autónomo a ojos de los idólatras. HaShem vengará a Su Pueblo sin vengatividad, y así toda la Humanidad, ya formada por naciones básicamente justas, apreciará la Verdad de Su Justicia.

TERCER 79: AL FINAL PODRÁN TENER BUENA VIDA MARIDO Y MUJER

Aquí entramos ya en la temática de nuestra Perashá (Lectura semanal de la Torá). Fue derivada de otra placa de vehículo, numerada 7986. El 86 hace referencia a la manifestación de D’ios llamada “Elokim”, que según la Jasidut hace referencia a la mujer, de como debe relacionarse el hombre con la mujer. Cuando esta relación no funciona, las famílias dejan de funcionar, se resquebraja la sociedad, y se produce su implosión en forma de diferentes tipos de violencia. El número 7986 me vino a indicar pues que, de alguna manera, la Justícia del Eterno de que hablé antes se canalizará a través de las mujeres –que actualmente se encuentran immersas en una Revolución–, que finalmente encontraran el tipo de relación que es harmónico con los hombres, y así, con la corrección final de las famílias –que arrastran problemas diversos, algunos de los cuales originados con Abraham y Sará, como nos indica el Rambán–, eso allanará el camino de la Redención Final –como señala el Rabino Shalom Arush.

CUARTO 79: Y PRONTO ESTAREMOS, COMO HUMANIDAD, CAMINO DE CORREGIR LA REALIDAD

Me he percatado de él, este cuarto 79, cuando escribía en mi móvil el título del presente artículo, terminado por “Jaiei Sará 5779”. Es pues, ahora, evidente: el número es 5779, correspondiente al año en que nos encontramos. La deducción que hice fue revestida de mi buena intención: mi deseo que este año se hagan bien patentes para todos las carencias que arrastramos como humanidad –y digo “como Humanidad” porque 57 sumándole 1, con kolel, da “Nóaj” (58 [נח]), el nombre del padre de toda la Humanidad–, empezando por nuestras relaciones de pareja y familiares, y esa concienciación será el primer paso hacia la corrección del antisemitismo y la realidad disfuncional en general en la que nos encontramos, que nos llevará a la Redención Final. Así sea pronto y en nuestros días, ken yehí Ratzón [כן יהי רצון].

Con tu donativo me ayudas a difundir palabras de Torá, Musar y Jasidut para beneficio tuyo, de tu pueblo, y del mundo: http://www.paypal.com a la cuenta jaumefolch@gmail.com.

Collage 2018-10-28 16_23_33

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s